Vivo en un pueblo en el que los niños se pasan las tardes en la calle. En el que cuando sales a pasear siempre encuentras caras conocidas. Vivo en un pueblo en el que te tienes que tapar en las noches de verano y en el que hace tanto frío en invierno que a veces nieva. Pero a pesar de todo el frío que hace, en el pueblo en el que vivo, no nos libramos del calor veraniego y tenemos que buscar algún truco, como el que os cuento a continuación.

Cuando compré mi casa, ya venía con la pre-instalación del aire acondicionado, pero de momento ahí siguen los conductos sin que nada circule por ellos. Para el invierno, me decanté por una estufa de butano, pero eso ya lo hablaremos en otro post. Lo que nos preocupa ahora mismo es poder seguir viviendo dentro de casa sin asarnos.

La primera medida que tomé fue instalar un toldo. Mi casa tiene orientación sur-oeste, así que a partir de las 2 de la tarde me da el sol de pleno y disfruto de su calor hasta que se pone, sobre las 9 de la noche en verano. Con el truco del toldo me quito bastante sol, pero cuando éste empieza a bajar, no es suficiente ya que a través de los barrotes me entra un sol de justicia que me achicharra.

Así que buscando y pensando otro truco, se me ocurrió tapar los barrotes. ¿Cómo? Muy fácil.

Truco para mantener el sol a raya

Materiales

  • Cañizo del color que prefieras.
  • Bridas de plástico.
  • Tijeras o alicates.

Modo de realización

Lo primero es medir el trozo de balcón donde vas a colocar el cañizo. En mi caso eran 3 metros y medio y el cañizo que compré venia en un rollo de 5 metros. Hay que colocarlo recto y los más tenso posible, para ello nos ayudamos de las bridas. Cuantas más pongas, mejor sujeto se quedará. Una vez que esté colocado hay que recortar el sobrante, ayúdate de los alicates si hay que cortar alambre o de las tijeras para cortar el bambú.

Después puedes volver a colocar los elementos decorativos que tenías previamente. El resultado me ha encantado, se ha quedado un balcón muy acogedor e independiente.

truco toldo

Con este truco a la vieja usanza, mantienes el sol a raya los meses de verano en los que Lorenzo brilla en su máximo esplendor. Es una medida preventiva que se puede complementar con cortinas, toldos y persianas. De este modo, ahorras en la factura de la luz, que siempre viene bien.

¿Sabéis algún otro truco que podamos aplicar para evitar el calor?

Deja un comentario