La entrada de hoy es muy especial para mí, ya que esta mesita de noche fue la que despertó en mí el interés por lo antiguo.

La encontré de casualidad buscando muebles por Wallapop. En la foto se veía bien, bien desenfocada, pero aún así se distinguía una forma muy bonita en las patas.

Tengo que decir que ésta fue mi primera compra a través de la app y, por eso, pagué el pato. Cuando llegué al sitio, el chico que la vendía me causó buena impresión y no desconfié. Pero el estado de la mesita de noche era lamentable. Cuando la cargamos en el coche para llevarla a casa vimos que estaba colmada de carcoma. (¡Qué horror!) Las patas casi no soportaban el peso y estaban prácticamente sueltas. Ahora, tiempo después, pienso que no la tendría que haber comprado, pero cuando la miro ya restaurada, se me pasa.

Por esa época se puso de moda la pintura Chalk Paint, pero al ser novedad, el precio era desorbitado. Ahora, por mucho menos de la mitad, se puede conseguir. Yo me decanté por una pintura para muebles de interior en blanco y en azul atolón.

Idea exprés para restaurar una mesita de noche

Materiales que utilicé:

  • Clavos (para sujetar las patas)
  • Mata-carcoma
  • Pintura blanca para muebles de interior
  • Pintura azul atolón para muebles de interior
  • Lija de grano gruesa
  • Barniz incoloro mate
  • Algodón mágico (Sidol)

Modo de realización:

El primer paso fue limpiar bien toda la superficie de la mesita de noche con un trapo húmedo y quitar los tiradores que traía. Seguidamente le puse clavos para darle más estabilidad, ya que las patas quedaban un poco endebles. Apliqué el producto mata-carcoma como indicaba en el envase. Había que darle con un pincel en todos los agujeritos y dejar secar unas 24 horas. (Si vuestra mesa se conserva bien, podéis ahorraros este paso).
Lo siguiente fue lijar todas las caras de la mesita de noche para quitarle el brillo que traía y a continuación darle un par de capas de pintura. Es importante esperar el tiempo que indique el fabricante de la pintura entre capa y capa para que el resultado sea óptimo.

mesita de noche en proceso
Mesita de noche en proceso

Si los tiradores originales de la mesita están bien conservados, se pueden restaurar. En mi caso, los limpié con algodón mágico y recuperaron el color dorado inicial.
La mezcla entre el diseño setentero, los colores modernos y los tiradores originales, le dan un estilo único.

¿Habéis hecho algo parecido?

Deja un comentario