No sé si debo ser la única que tiene siempre un dilema con la funcionalidad de la mesita de café. Para mí es importante que cumpla con su función, que es básicamente todo lo que ocurre en un salón.

Si vienen invitados hará su función de servir para poner el café y las pastas. Por la mañana puede servir para desayunar. Durante todo el día será la guarida de los mandos de la tele y si sois como yo, de hacer vida en el sofá, hasta la usaréis para cenar. Por eso hay que tener una mesita de café todoterreno. Una que se pueda adaptar a cualquier situación y, si además pega con la decoración, has dado en el clavo.

Hace un tiempo se pusieron de moda las mesitas de café elevables. Yo, siendo una adolescente, soñaba con tener una en mi casa cuando me independizara, e incluso me enfadaba con mi madre porque ¡no quería comprar una! Después salieron a la venta unas mesitas muy monas que decoraban una barbaridad y quedaban ideales en los catálogos de las tiendas, pero en tu casa dejaban de ser prácticas porque no cabía ni siquiera una taza de café solo. (Normalmente éstas las venden en pack de dos, para que por lo menos en la otra puedas dejar el platito).

Tras toda la investigación, llegué a la conclusión de que ninguna mesita de café del mercado cumplía mis espectativas. Así que decidí crearla.

La inspiración llega cuando menos te lo esperas

Un día paseando por el centro de Alicante vi en un escaparate una bobina de madera que habían transformado en mesita. Fue ahí donde se me encendió la bombilla y supe que eso era exactamente lo que necesitaba para mi salón.

Debo admitir que soy muy fan de Wallapop y que la mayoría de maravillas que tengo por casa las he conseguido a través de la app. Después de un barrido rápido, encontré justo la que necesitaba. No sabía que había tantos tamaños. Yo me decanté por una bobina de 80cm de diámetro y 65cm de alto para mi mesita de café.

Bobina en estado original

Tuve mucha suerte porque la que conseguí estaba en buen estado y con muy poco se quedó justo como quería.

Idea exprés para una mesita de café original

Materiales que utilicé:

  • 16 tornillos para colocar las patas
  • barniz color nogal
  • Cristal
  • 4 ruedas pequeñas

Modo de realización

Elegí la parte que quería que quedara en la parte superior de la mesita, la que se iba a ver. En la parte inferior le coloqué las cuatro ruedas con una separación entre ellas. Le di dos capas de barniz para tapar las posibles imperfecciones y, una vez seca, puse el cristal para hacer la mesita funcional.

Mesita en proceso

En un futuro me gustaría ponerle cuerda alrededor para integrarla más en la decoración.
Este último paso es opcional, ya que sin la cuerda también queda muy bien, pero se la quiero poner para preservar ese estilo rústico que busco.

Mesita ubicada en el entorno

Es una opción económica y sencilla y como resultado obtienes una mesita de café funcional, decorativa y única. Como consejo os digo que es importante que sepas cuál es el estilo que le quieres dar a tu hogar, ya que la bobina, pintada de diferentes colores, puede adaptarse a cualquier entorno.

Me encantaría que me dejarais un comentario contándome si habéis hecho la mesita o si tenéis alguna idea original para compartir con los demás.

¿Os atrevéis a hacerla?

Hasta la próxima.

Deja un comentario