El otro día os hablaba sobre las ventajas e inconvenientes de comprar un escritorio. Hoy vamos a hacer lo mismo, pero en esta ocasión será un escritorio diy. Éste fue el primer escritorio que hice y, la verdad, es que quedé encantada con el resultado.

Por qué un escritorio diy

Ventajas

  1. Lo adaptas a tus necesidades y estilo que más combine con tu decoración.
  2. El resultado va a ser un mueble único y especial.
  3. Eliges la calidad de los materiales y el precio que quieres pagar por ellos.
  4. La satisfacción final, cuando por fin le das utilidad, de saber que ese escritorio lo has hecho tú.

Inconvenientes

  1. Hay que saber qué herrajes y materiales comprar para hacer un mueble resistente.
  2. Si las piezas que compras son muy grandes, tienes que transportarlas hasta casa.
  3. Hay que sacar tiempo para poder montarlo.

En este caso, tenía muy claro que ningún escritorio del mercado se adaptaba a mis necesidades. Tanto en diseño como en precio. Por eso me decidí por un escritorio diy que creo que fue muy sencillo de montar.

Idea para un escritorio diy

Materiales que utilicé

Modo de realización

El primer paso es conseguir el tablero. En mi caso fui a Aki y encontré uno de madera más grande de lo que necesitaba. Lo bueno es que allí te lo cortan de la medida que necesitas.

tablero

Como yo quería un escritorio pegado a la pared, me decanté por dos eles en la parte interior y dos patas en la exterior. Las patas son las que determinan la altura de la mesa y las eles se adaptan para repartir el peso.

patas del escritorio diy

Es importante barnizar la superficie o pintarla de algún color si se prefiere, para tratarla y conservar la madera más tiempo.

Este fue el resultado final de mi escritorio, el cual utilizo casi a diario.

¿Habéis hecho algo parecido?

Deja un comentario